Qué significa Pilates

Es la inseguridad y el desconocimiento de nuestras posibilidades lo que limita nuestra capacidad de atención. El aspecto físico y reflexivo del método pilates libera y aumenta nuestras aptitudes mentales. Esta gimnasia puede ayudarnos físicamente, pero los beneficios mentales que nos aporta son lo realmente milagroso. Al experimentar esta gimnasia no serás capaz de diferenciar de entre estos dos aspectos, el físico y el mental.

El aspecto mental

El aspecto mental, requiere práctica, pero no tardará en convertirse en algo relajado y consciente que repercutirá en tu vida. Se pasa por diversos niveles que revertirán en beneficios cada vez mejores. La primera fase será la más difícil pero no hay quedarse por vencido; hazlo lo mejor que puedas y llega hasta tu máximo; oblígate a mejorar y progresar cada vez.

Mejora día a día

Con cada triunfo nos animamos a llegar más lejos. Este progreso se vuelve adictivo y aporta una sensación de poder. Cuando somos capaces de conquistar físicamente las limitaciones de nuestro cuerpo, todos los aspectos de la vida se simplifican. Alcanzarás una calidad de vida superior. Te ayudará a sentirte más seguro, a mitigar el estrés, a mejorar tu vida sexual, a vivir el presente y a disfrutar de tus momentos de descanso.

El equilibrio es el centro de todo

El equilibrio se enfoca desde diversos aspectos: El literal, que impide que nos caigamos, el de la estructura muscular entre una parte del cuerpo fuerte y otra débil, y el equilibrio en términos de salud mental y vida diaria. Al alcanzar el equilibrio físico, alcanzaremos una sensación de belleza y simetría; sin embargo, el equilibrio en la vida es algo más hermoso. Lograr este equilibrio aporta calidad a nuestras vidas y hace que encontraremos el espacio y el tiempo para hacer todo lo que nos gusta. Puesto que Pilates incorpora los beneficios del aerobic, del levantamiento de pesas, del taichí, del yoha y de la meditación, este método enriquecerá tu vida y te hará ser más productivo.

El mejor consejo practicando Pilates

Al practicar Pilates, no te preocupes si haces algo mal. Limítate a seguir los pasos de la tabla. Si cometes pequeños errores, no te obsesiones, no tardarás en mejorar. Sigue realizando el movimiento en cuestión. Debes fortalecerte. Jamás debes dejar de hacer el movimiento por creer que es demasiado difícil. Si tienes la sensación de que eso es lo que ocurre, modifica el movimiento para poder continuar. La continuidad, la fluidez del movimiento será lo más importante. El trabajo simultáneo de las partes móviles de tu organismo es una experiencia maravillosa e increíble. Cuando estés en paz contigo mismo y cuando todo tu cuerpo trabaje en armonía, experimentarás el placer; ese es el placer del movimiento, ese es el placer de ser tú mismo.

No related posts.